Aspectos a considerar antes de comenzar una actividad emprendedora y la importancia del plan de negocio

Autor: Luis Rodríguez

Últimamente ha habido un auge de personas que están auscultando la posibilidad de comenzar un negocio.  El proceso de establecer un negocio puede ser realizado por cualquier individuo, no obstante, existen unos aspectos que se deben considerar antes de adentrarse en este rumbo.

 

  1. Necesidad – es necesario que exista una necesidad tanto del producto o del servicio que interesa ofrecer.  Para esto es bien importante identificar las necesidades que hay en el entorno en que usted se encuentra y analizar cada una como una oportunidad de negocios.
  2. Recursos – Una vez se identifica una necesidad en una población particular, se debe evaluar los recursos que se tienen disponible. Es decir,  si usted cuenta con los recursos correspondientes para materializar esa idea de negocio.  De no ser así, se deberá poder identificar dónde se pueden conseguir esos recursos, de forma que pueda ir minimizando las debilidades que le obstaculizan materializar su idea de negocio.  Cuando se menciona la palabra recursos, se debe tener en cuenta que estos pueden fluctuar desde lo monetario, la materia prima, las destrezas y habilidades hasta el conocimiento que usted posee sobre la idea de negocio que está interesado en establecer.
  3. Apoyo – no debe descartar la búsqueda de asesoramiento por parte de expertos en el tema. Este apoyo puede provenir de empresarios que tengan experiencia en la creación de un negocio similar al que usted quiere establecer, así como la ayuda que puede obtener de personas dedicadas a estos procesos.  Un ejemplo es las asesorías individualizadas que ofrecen los Analistas de Negocio del Instituto Empresarial para la Mujer, de la Universidad del Sagrado Corazón.   Estos le indicarán o guiarán a través del proceso correcto, evitándole perder el tiempo y/o dinero en pasos innecesarios.
  4. Investigar – Es sumamente importante investigar acerca del negocio que interesa establecer. Algunos aspectos que le pueden llamar la atención son: situación de la industria, situaciones, problemas, fallas y/o riesgos que pueda enfrentar al comienzo o en el transcurso del negocio.  Esta información le ayudará a crear un cronograma de acción que le ayude a organizarse y a saber los pasos a seguir para evitar tales situaciones.
  5. Objetivo – Se debe determinar el objetivo general y los objetivos específicos del emprendimiento. Esto le ayudará a tener un norte, dirección, también para poder medir el nivel de logro obtenido.
  6. Viabilidad – Se debe poder determinar cuán viable es su idea de negocio antes de incursionar en el proceso. Una de las formas para reconocer la viabilidad de un negocio es realizando un plan de negocio. Este documento le permitirá entender desde un principio todos los aspectos de su idea de negocio.  Como por ejemplo cuántos empleados debo tener para ofrecer mi producto o servicio, en dónde se debe ubicar el negocio, cuáles serán los gastos y costos a los que nos enfrentaremos, cuánto necesitaremos vender para llegar al punto de equilibrio y cuánto se necesita vender para que el negocio comience a dar resultados positivos.

 

Lanzarse a la encomienda de establecer un negocio sin evaluar todos estos aspectos es como dar  gran salto al vacío, con los ojos vendados.  Lo más recomendable es desarrollar un plan de negocio como un plan estratégico de su idea o concepto de negocio.  Además de ser un documento indispensable en caso de requerir financiamiento, ya sea de un particular (socio) o mediante alguna institución financiera.  Recuerde que una persona seria, no invertirá en un negocio que no le presente un plan de negocios detallado y que demuestre su potencial rentabilidad.  En el Instituto Empresarial para la Mujer le ayudamos con la elaboración de su plan de negocio, siguiendo las especificaciones de “Small Business Administration”, mejor conocido como SBA.